TRES SIGLOS DE HISTORIA

En 1874, nace FUNDADOR, la marca más internacional de Brandy de Jerez.

historia

HISTORIA DE LOS ORIGENES

En 1.730 fundan en Jerez de la Frontera la compañía para la producción y comercialización de vinos de Jerez. La visión empresarial, adelantadísima para su época desde los inicios de la compañía y de los hombres que la crearon, hace que cuando Pedro Domecq Lembeye hereda de su tío en 1.794 el negocio, le permita desarrollar una labor eficacísima de gestión y de altas dotes de organización.

Nacido en Gestes (El Bearn) en 1.787 había casado con Diana de Lancaster descendiente de la antigua Casa Real de Inglaterra. Durante la gestión de Pedro Domecq Lembeye, la empresa se sitúa a la cabeza del comercio de los vinos de Jerez y adquiere una sólida estabilidad financiera.

A la muerte de su hermano, Juan Pedro formó sociedad con sus sobrinas por sextas partes iguales. Con el paso del tiempo, todas fueron vendiéndoles su participación hasta que, en 1864, se convierte en el único titular del negocio.

Juan Pedro permanece soltero pero adopta por Arogación Real de S.M. La Reina Isabel II en 1866, a Juan Pedro de Aladro y ya Domecq, el cual llegó a transformarse en un personaje verdaderamente fascinante que llevó el negocio con su primo hermano Pedro Domecq Loustau y al mismo tiempo desempeñó tareas diplomáticas dentro y fuera de España.

PRIMER BRANDY ESPAÑOL

Fundador traspasó fronteras hasta ser la marca más conocida en el universo de los Brandies , abriendo un amplio camino para que el mundo se deslumbrara con los Brandies de Jerez

pedro-domecq-loustau-creador-del-primer-brandy-espan%cc%83ol

PEDRO DOMECQ LOUSTAU

Pedro Domecq Loustau había recibido el encargo de elaborar 500 bocoyes de un alcohol de calidad excepcional, sin fijar limite de tiempo ni cantidad para tal menester. El planteamiento no había podido ser más afortunado ya que, para un profesional como él, constituía todo un reto.

Al cabo de dos años, consiguió un aguardiente de máxima calidad. La sorpresa fue mayúscula cuando el demandante de tan especial encargo confesó la imposibilidad de hacer frente al pago del mismo. Ante esta difícil situación, Pedro Domecq rescinde el contrato y ordena que toda esa enorme cantidad de alcohol se almacene en las botas de roble americano de la bodega. El tiempo pasa lentamente y, al cabo de cinco años, pide una muestra. Aquel líquido dorado y de fuerte aroma es un brandy extraordinario.

Este inusitado descubrimiento abre de pronto las puertas a nuevos horizontes de mercados. Pedro Domecq se apresura a importar alambiques y maquinaria inglesa y, cuando ya dispone de las suficientes reservas, lanza una nueva marca, que aparece en el año 1874, y que se convierte en el primer brandy producido y comercializado en España.

Pedro Domecq Loustau fue el primero de la saga familiar en casarse con una mujer española, Carmen Núñez de Villavicencio que le dio diez hijos de los cuales vivieron seis y que fueron los primeros Domecq españoles y jerezanos. Carmen Núñez de Villavicencio fue una mujer de un carácter dinámico que supo sacar adelante esa gran empresa que era su familia. El rey Alfonso XIII, en 1920, como reconocimiento a la labor de su marido, le concedió el título de Marquesa de Domecq D’Usquain.

En la dirección de la empresa, sucedieron a Pedro Domecq Loustau sus hijos: Pedro, Marqués de Domecq, que dirige la empresa hasta 1.921, asistido por sus hermanos.

En 1992, llevan al Grupo Domecq al liderazgo nacional en el sector alimentario.

En estos últimos años, Domecq se ha transformado en una empresa que, respetando valores arraigados en la más honda tradición, ha sido capaz de situarse a la cabeza en innovaciones tecnológicas e implantación de sistemas que aseguran y garantizan la calidad a sus miles de clientes y consumidores.

EL COMIENZO DE UNA NUEVA ERA

barricatan

“A new era begins”

En el año 2015, el empresario de origen filipino Andrew Tan, propietario del Grupo Emperador –mayor productor mundial de brandy con unas ventas de 33 millones de cajas–, acuerda  la  compra a la firma japonesa Beam Suntory, de las bodegas y viñedos de la antigua Domecq en Jerez, las marcas Fundador, Tres Cepas, Terry y Harveys, así como sus destilerías en Tomelloso.

Andrew Tan cumple así el sueño de incorporar a su grupo empresarial el brandy Fundador, tras lo que anunció  “el comienzo de una nueva era” –“A new era begins”– para la bodega jerezana, lema que plasmó con su firma en una bota de Fundador. Se ha propuesto “devolver la gloria, el éxito y su posicionamiento” para convertirlo “en una marca global internacionalmente reconocida”.
El nombre de la nueva empresa –Bodegas Fundador– es toda una declaración de intenciones, donde el nuevo propietario precisa que se ha marcado el objetivo de“potenciar y relanzar la marca Fundador”, sin olvidar otras marcas de vinos de Jerez y brandies de prestigio y valor en los mercados nacional e internacionales, caso del “Bristol Cream de Harveys’, número uno en ventas de sherry, ‘Terry Centenario’, líder en el mercado nacional, y ‘Tres Cepas’, célebre marca y la de mayor potencial en países emergentes”.